Arquitectura tradicional

¿Dónde queda la arquitectura tradicional? ¿Seguimos teniéndola en cuenta a la hora de construir? ¿Nos esforzamos por mantenerla o intentamos borrarla implantando los gustos actuales? ¿Extraemos la arquitectura de su hábitat natural?

 arquitectura-tradicional-01

Construcciones tradicionales en el círculo polar ártico (Islandia)
Fuente: www.ikapero.com

La vegetación, la fauna, el clima, la topografía y la arquitectura son los elementos que forman el paisaje, y el paisaje de una zona es lo que la hace diferente y lo que le da carácter a cada lugar. La arquitectura de ese paisaje surge de la evolución y adaptación de una comunidad  a los condicionantes del territorio, a los recursos naturales de la zona, a los procesos históricos y a los modelos socioeconómicos que se han desarrollado en cada ubicación. Es el resultado de experiencias y conocimientos compartidos y transmitidos de una generación a otra, dejando una señal de identidad. Esos conocimientos están basados en los condicionantes naturales  que responden a un clima determinado, al emplazamiento y a los materiales del entorno, en muchos casos reutilizados. Refleja por tanto sostenibilidad, utilizando los recursos disponibles del entorno natural, regenerándolo y aprovechando lo que cada sitio nos facilita de acuerdo a sus necesidades.

La arquitectura tradicional tiene una enorme diversidad y su importancia es enorme como expresión de una sociedad. El resultado es una arquitectura, tanto la diseminada en el medio rural como la que conforma los conjuntos urbanos, de notable variedad  y que constituye un reto el identificar. Por ello no debemos olvidar que este tipo de arquitectura ocupa actualmente un lugar destacado dentro de la cultura y el patrimonio de cada zona, no  sólo por formar parte de nuestra memoria o la identidad del lugar, sino también por su contribución al sostenimiento económico de los territorios en los que se encuentra y que contribuye a caracterizar.

arquitectura-tradicional-02

Construcciones tradicionales en el círculo polar ártico (Islandia)
Fuente: www.arqsustentable.net

Es interesante estudiar cada lugar, y cómo dentro de cada uno existen microclimas que condicionan a su vez la arquitectura del emplazamiento. Cada zona tiene su encanto, desde los gruesos muros de mampostería de las zonas frías, pasando por la arquitectura ligera y ventilada de las zonas húmedas y lluviosas, hasta las construcciones enterradas de los hábitats de climas extremos. No se entiende cada lugar sin su arquitectura tradicional, sin esa arquitectura sabia que sabe de los requisitos y exigencias de cada recoveco de la zona. Son construcciones que sintetizan milenios de sabiduría arquitectónica y constructiva.

Muchas de estas arquitecturas tradicionales están perdiendo el arraigo porque la forma de vida local está cambiando ya que caminamos hacia unas sociedades más homogéneas y con patrones similares de convivencia. Ello nos aleja del valor diferencial de cada cultura local, creándose una tipología edificatoria más similar y menos específica de cada emplazamiento. A veces nos dejamos influenciar por las modas pasajeras, alejándonos de lo que realmente precisamos.

La arquitectura no puede desvincularse de estos parámetros en los que se inserta, ya que todo ello es lo que la hace comprensible dentro de un territorio. Cada construcción, cada tipología, cada detalle constructivo y cada material tienen magia dentro del contexto natural para ellos. La vida gira deprisa, así como nosotros, y con nosotros, todo lo que nos rodea. Todo evoluciona, todo mejora, pero no olvidemos que la arquitectura tradicional constituye en sí misma una enseñanza para la arquitectura contemporánea. Por ello es bueno recordar de dónde venimos, el porqué de nuestros pasos y de la “vestimenta” de cada construcción, ya que eso nos ayudará a garantizar un buen funcionamiento global del proyecto.

Otras fuentes: Arquitectura tradicional, “Diccionario de construcción tradicional: tierra”. Editorial Nerea S.A.

Dejar un comentario



Comment Spam Protection by WP-SpamFree