Arquitectura tradicional japonesa: Mundo de sombras.

Arquitectura tradicional japonesa. La historia de Tekunikku y Uta.

Hace tiempo en un pueblo de Japón, me contaron esta historia sobre un hombre y una mujer que, caminando en direcciones opuestas, se encontraron bajo un Sakura (Cerezo japonés).

A él lo llamaban Tekunikku (que significa técnica) y era un reconocido constructor de la zona, en su bolsa llevaba unos lápices y algunos papeles con bocetos. Ella se llamaba Uta (poesía en castellano) era una anciana, y tan solo portaba en su mano un cuaderno con algunos versos.

arquitectura-tradicional-japonesa

En realidad ya se conocían, pero en aquel momento no se recordaban, así que se presentaron y empezaron a charlar:

Uta empezó contándole su triste historia. Durante la temporada de tormentas, un tifón arrasó su antigua casa arrebatándole todas sus pertenencias obligándola a deambular por las llanuras de la región de Töhoku.

Tekunikku, tras escuchar con atención el relato de Uta y emocionado, se vio en el deber de ayudarla: “Cómo te gustaría que fuera tu nueva casa?”

Uta, viendo la oportunidad de poder soñar y dejar de lado las adversidades durante unos segundos, le siguió el juego:

-Uta: Pues… -se quedó unos instantes pensativa con la mirada perdida a través de las ramas del Sakura- ¡Me gustaría que fuera una casa tradicional! Que estuviera rodeada de naturaleza, que formara parte de la naturaleza.

-Tekunikku: Podemos construir un engawa1 rodeando la casa, así se conectará la naturaleza exterior con el interior.

-Uta: De hecho, me gustaría que el exterior entrara en el interior, pues es ahí donde realmente se encuentra el paraíso sintoísta*, en la profundidad del bosque, en la penumbra, donde se puede apreciar la belleza de las cosas.

-Tekunikku: ¡Pero Uta! -replicó el constructor- El clima aquí es muy húmedo y además siempre se forman bancos de niebla por lo que… -Sin poder concluir, Uta le contestó-.

-Uta: Precisamente Tekunikku, en la niebla quiero materializar la arquitectura. En cada capa, en cada rebanada de niebla…

En ese momento la actitud de Tekunikku cambió y sin dejar de mirar a Uta mientras la escuchaba sacó rápidamente un papel y empezó a dibujar.

-Uta: …cuando la luz se puede palpar y se diluye en cada habitación. Durante los días soleados un gran alero nos puede proteger en el interior de la luz directa.

Tekunikku ya tenía un esbozo. Era una sección por la fachada.

-Uta: También quiero que los muros tamicen la luz, así cada habitación tendrá una privacidad según la cantidad de luz filtrada que le llegue. No podemos hacer paredes de piedra o ladrillo ya que impedirían la claridad.

-Tekunikku: Bien, podemos hacer muros de papel. Tamizan la luz y además son fáciles y económicos en caso de reparación.

-Poesía: Así como la naturaleza varía a lo largo del año, me gustaría que la casa lo hiciera con ella.

-Tekunikku: ¡No hay problema! Las paredes serán de fusuma2, se podrán deslizar para cambiar la forma de las habitaciones, las podrás hacer más grandes o más pequeñas según el uso que le quieras dar, o adaptarlas a la época del año.

-Tekunikku: Mira Uta. Además, el alero nos refugiará de las fuertes lluvias y evitará que se mojen las paredes.

-Poesía: Muy buena idea. De este modo en verano se pueden recoger todos los fusuma, quedando un conjunto de pilares en el interior que evoquen la imagen de un bosque.

-Técnica: Y además facilitaremos la ventilación cruzada evitando la aparición de moho que pueda deteriorar la madera. También levantaremos la casa por la misma razón.

-Poesía: ¡Claro!, como la niebla se levanta del suelo. También la casa como la naturaleza será efímera.

-Técnica: La casa se podrá reconstruir en un nuevo sitio. Efímera como la naturaleza. Podrá rehacerse, podrá restaurase y se desecharan los elementos que estén deteriorados.

Al rato, Tekunikku y Uta, permanecieron en silencio. Imaginativos, con la mirada perdida.

Se despidieron y cada uno siguió su camino en direcciones opuestas. Aunque como todos ya sabemos, la técnica y la poesía siempre caminarán juntos.

1Fusuma: Rectángulos verticales que se deslizan de lado a lado para redefinir espacios dentro de un cuarto o utilizados como elementos de paso.

2Engawa: Pasarela que conecta el exterior con el interior, habitualmente de madera.

 *Sintoísta: Religión tradicional de los japoneses, que se basa en un conjunto de cultos animistas (todas las cosas naturales se hallan animadas) y en el respeto y adoración de sus antepasados.

Bibliografía:

“La casa japonesa” Félix Ruiz de la Puerta.

“Elogio de la sombra” Junichiro Tanizaki.

“Wood, mold and japanese architecture” Anne Kohtz.

 

Comments

  • Pilar

    Que maravilla de relato!!! Que delicadeza y que maravilla de relato sobre el hogar. Ojalá sepamos siempre cuidar cada detalle y darle poesía a cada reto que se nos presenta como Arquitectos. Gracias por compartir!

Dejar un comentario



Comment Spam Protection by WP-SpamFree